Mario Liani - Numerología Transpersonal - Las Enseñanzas de Kryon
Numerología Transpersonal
Artículos - Destino individual y Consciencia Planetaria
 
EVENTOS DE KRYON EN VIVO
 
Venezuela
y países de habla hispana
 
Cursos y Seminarios
 
 Venezuela
y países de habla hispana
 
Patrocina
en tu localidad
 
* Canalización de Kryon *
* Seminario de Numerología *
 
¡TE EXPLICO!
 
Eventos Kryon
 
Eventos Numerología
 
* * *
CD ENCUENTRO DE ALMAS
 
CDpromobarraCD "Encuentro de Almas"
 

W3Counter
 

Última actualización: sábado, 30 de marzo de 2013

 

Responsabilidad espiritual

© Bárbara ElíasComo responsable de este sitio web (38uh.com) dedicado a la Numerología y a las Enseñanzas de Kryon, siento que debo cumplir con la responsabilidad de nutrir a todos aquellos que nos visitan a menudo con la finalidad de obtener información, colaborando en aumentar el conocimiento general y principalmente ayudando a incrementar la tasa de vibración espiritual.

 

La responsabilidad de la cual hablo no es tan sólo personal. Es universal, pues a todos aquellos de nosotros que se nos ha inducido a transitar por el sendero de la espiritualidad, también se nos ha asignado el deber de enseñar a otros las verdades o las virtudes de un camino que hasta hace poco tiempo permanecía atrás del velo.

 

Por cada día que pasa, más misterios se van develando y lo que antes estaba oculto o permitido a unos pocos, es ahora accesible a multitudes. Una vez más nuestra civilización transita el camino hacia el interior del ser y su propia divinidad, recorriendo un sendero que aparenta ser personal, más no lo es. Este sendero es la Misión de Vida que debemos cumplir con nosotros mismos y en estrecho vínculo con los objetivos planetarios.

 

Tomando consciencia de nuestro rol

 

La Misión de Vida personal consiste en un programa que nosotros hemos establecido en comunión con el Espíritu para trabajar, superar y trascender una serie de pautas personales que están en directa relación con nuestra evolución individual. Sin embargo también somos los integrantes vivos de un plan conjunto, de un Plan Maestro donde nuestro papel es el de aportar, a través de la iluminación que vayamos alcanzando, un rayo de luz para iluminar a otros y a su vez, al panorama completo de nuestra querida Madre Tierra.

    Debemos tomar consciencia de nuestro papel individual y colectivo:

     

  • Como individuos, tenemos responsabilidades hacia nuestro Ser Superior, quién  requiere que avancemos hacia nuestra propia divinidad, hacia la unificación con el “Yo Soy El Que Soy”.
  •  

  • Como integrantes de un grupo familiar, tenemos la obligación de trabajar en pro de los aprendizajes grupales de nuestros ancestros y de aquellos que hoy integran nuestra familia seminal, pues ellos necesitan de nuestros aportes para trascender como Alma Grupo.
  •  

  • Como miembros de una sociedad y de una país al cual pertenecemos o estamos adscritos, tenemos la obligación de participar como sea en su crecimiento y evolución, aportando nuestro compromiso, responsabilidad y ejemplo en la formación de una nueva consciencia ciudadana de respeto, equilibrio, cooperación y paz, con el objetivo de ir erradicando las actitudes violentas, agresivas y depredadoras de todos aquellos que están a nuestro alrededor.
  •  

  • Como integrantes del Planeta que nos sustenta y nos da cobijo, debemos aprender a amar y respetar su energía materna y dadivosa, enseñando a otros a hacerlo a través de una actitud ejemplar. Sólo debería importarnos la intención que pongamos detrás de cada acto personal que consciente o inconscientemente proyectemos hacia los demás.

Sintonía con la Madre Tierra

 

Nuestro proceso de toma de consciencia se proyecta piramidalmente, desde la base, apuntando nuestro esfuerzo hacia el vértice como objetivo metafórico de la consciencia colectiva del “Yo Soy”, pues aunque ahora no nos demos cuenta de ello, somos las células de un inmenso organismo vivo del cual todos formamos parte.

 

Aprendamos a escuchar el latido de ese organismo que vive en nosotros. Aprendamos a sintonizarnos con él, pues al final estaremos escuchando la respiración de la Madre-Dios y el Padre-Dios que viven dentro de nosotros, dentro de cada uno de los que en este eterno ahora estamos aquí presentes ayudando a cumplir el plan Divino.

 

Tomar consciencia planetaria equivale a sentir adentro de nosotros el dolor por el hermano, el vecino, el ciudadano, el habitante y la Tierra misma, entendiendo que nuestra Misión de Vida está irremediablemente vinculada a un todo. No somos islas dentro de islas. Somos puntos vibrantes de una sola consciencia que se mueve al unísono, formando una masa palpitante de luz que continuamente ilumina los puntos más oscuros del conjunto.

 

Trasciende tu ámbito personal

 

La Misión personal de Vida está conectada con la Consciencia Planetaria. Cuando trascendemos en el ámbito personal, logramos activar miríadas de ondas expansivas que indefectiblemente llegan a todas las orillas, aunque no tengamos la percepción de ello. Cada vez que accionamos algo, muchas cosas suceden a nuestro alrededor sin que nos demos cuenta. Puede que no tengamos una percepción inmediata de las consecuencias de nuestras acciones, pero nuestro Yo Superior lo sabe.

 

Él siempre nos asiste y sabe cuando vamos por el camino correcto. Él representa la chispa divina que poseemos y que nos une a la Consciencia Divina, pues nada se pone en movimiento sin que la divinidad participe. Aunque poseamos el libre albedrío que el Espíritu nos otorgara para cumplir el cometido que vinimos a realizar, debemos usarlo con discernimiento.

 

Procuremos la satisfacción de cumplir con el plan personal y a la par, aportemos nuestra contribución al plan divino, tomando consciencia plenamente de la  responsabilidad que hemos asumido de renovar y transformar el plano material donde actuamos.

 

Con la consciencia de sentirnos responsables por nuestra cuota de aporte al crecimiento espiritual global, estaremos haciendo de nuestra Misión de Vida una gran misión. Propongámonos aportar algo positivo por lo menos a una persona diariamente. Honremos a la Madre Tierra todos los días y sintámonos miembros activos de un mundo cuya estabilidad y equilibrio dependa del amor que pongamos en cada uno de los actos que realicemos. Con eso debiera bastar para elevar la vibración del planeta.

 

 

Regresar al índice de los artículos sobre Numerología

Anterior página    Principio de página    Siguiente Página: Preguntas y Respuestas

 

 

Copyright © Mario Liani – 38uh.com - Todos los Derechos Reservados

Todos los textos y fotos aquí publicados son Copyright de Mario Liani - 38uh.com.
Se agradece contactar a su autor, Mario Liani, para obtener la debida autorización de uso.
Concepto y diseño: Mario Liani
Imágenes digitales: Bárbara Elias - Mauricio Liani
 
Esta página se ve mejor con Internet Explorer en resolución 1024x768