Mario Liani - Numerología Transpersonal - Las Enseñanzas de Kryon
Numerología Transpersonal
Artículos - Nombres Adecuados para Recién Nacidos
 
EVENTOS DE KRYON EN VIVO
 
Venezuela
y países de habla hispana
 
Cursos y Seminarios
 
 Venezuela
y países de habla hispana
 
Patrocina
en tu localidad
 
* Canalización de Kryon *
* Seminario de Numerología *
 
¡TE EXPLICO!
 
Eventos Kryon
 
Eventos Numerología
 
* * *
CD ENCUENTRO DE ALMAS
 
CDpromobarraCD "Encuentro de Almas"
 

W3Counter
 

Última actualización: sábado, 30 de marzo de 2013

 

Expectativas antes del nacimiento

 

© Bárbara ElíasAntes que un nuevo ser humano venga al mundo, genera una gran expectativa en el seno familiar, la cual generalmente es canalizada a través de dos interrogantes: el sexo de la futura criatura y los nombres que le impondrán.

 

Apenas los padres llegan a tener una razonable seguridad acerca del sexo del bebé que nacerá, comienzan a realizar una serie de combinaciones con los posibles nombres y apellidos, tomando en cuenta factores familiares, sociales o religiosos, entre otros.

Quizás no lo entiendas de inmediato, pero el trabajo que realizan los padres de la criatura en conjunto con sus familiares ya ha sido definido previamente por las misteriosas leyes espirituales que definen los procesos evolutivos de cada cual, puesto que cada alma en tránsito posee de antemano los rasgos de identificación que necesitará para interactuar en este plano material. Tales rasgos, como explicamos con anterioridad, contienen implícitamente las claves ocultas del aprendizaje personal que luego podrán ser interpretadas a través de la Numerología.

 

Intervención del numerólogo

 

De ser así, ¿podemos asumir que el trabajo de los padres y familiares siempre se ajusta al Plan Divino? Si, siempre se ajusta al Plan Divino, puesto que todo lo que ocurre… ya ha sido definido de antemano.

 

Y si así fuere, ¿sería innecesaria la intervención de un numerólogo profesional para ayudar a los padres a escoger los nombres de la futura criatura?

 

No, no sería innecesaria. Al contrario, debemos considerar tal intervención como una ayuda que fue previamente establecida por el Plan Divino para responsabilizar en mayor grado a los padres acerca de la Misión de Vida del futuro hijo.

 

A través de una Carta Natal numerológica, es posible ver cómo cada letra que integra un nombre llega a conformar un mosaico de talentos y debilidades atribuibles a su portador, totalizando la evolución personal del ser y caracterizando el vehículo virtual a través del cual el individuo se desplazará por el Sendero de la Vida. También es posible conocer la existencia de áreas débiles de comportamiento asociadas a los dígitos faltantes en la composición numerológica de sus nombres.

Si queda entendido que a través de la Numerología estamos en capacidad de conocer a una persona por medio de las claves ocultas en sus nombres, ¿por qué no realizar el proceso a la inversa? Es decir, ¿por qué no crear un conjunto de nombres que contengan ciertas características personales convenientes a la Misión del ser humano?

 

Si entendemos que por medio del cambio de nombres, es posible generar modificaciones en la conducta personal e intervenir en los sucesos que de ella se generen, ¿por qué no soslayar ese proceso y escoger de una vez los nombres que armonicen con el Destino personal del ser que pronto nacerá?

 

De hacerlo así, la participación de los padres en el proceso de la dotación de la identidad del futuro hijo se reviste de una especial importancia, puesto que los progenitores, luego de conocer el Destino que proviene de la fecha de nacimiento de la criatura recién nacida, podrán intervenir con mayor conocimiento y armonía en su proceso evolutivo.

 

De hecho, la selección de nombres adecuados para recién nacidos incluye también una completa evaluación a través de una Carta Natal, guía muy útil en la cual se les indica a los padres todos las tendencias, carencias, hábitos de conducta, valores morales y talentos personales que ellos deberán ayudar a desarrollar y consolidar en su hijo o hija.

 

Iniciando un trabajo en equipo

 

En líneas generales, el procedimiento para realizar una adecuada selección de nombres debe comenzar contactando previamente a un numerólogo profesional, el cual necesitará conocer de antemano la fecha prevista para el nacimiento de la criatura y los apellidos de los padres.

 

Debemos entender que no es posible realizar una selección definitiva de nombres hasta tanto la criatura nazca, puesto que los nombres y apellidos deben armonizar con el Destino o Misión de Vida del bebé.

 

Lo ideal sería realizar el trabajo de escogencia del nombre (combinación de nombre - apellido) una vez se tenga la fecha exacta de nacimiento o una vez haya nacido la criatura. Lo más seguro es lo último (esperar a que nazca y hacerlo). Si se hace el trabajo con antelación, contando con una fecha probable de parto por cesárea, se corre el riesgo que ésta sea modificada por una razón cualquiera y por ende, que el trabajo del numerólogo al final no sirva y haya que rehacerlo.

Sostener reuniones o conversaciones con los padres es fundamental, a fin de que los nombres a ser escogidos reflejen tanto la finalidad que se persigue a través de la Numerología, como los gustos o necesidades particulares de los padres.

 

Ambos padres y el numerólogo deben realizar un buen trabajo de equipo, puesto que el profesional no escogerá el nombre de la criatura. Ésta es la misión de los padres y depende generalmente de la conexión intuitiva que existe entre la madre y la criatura que lleva en su vientre. El numerólogo apenas considerará todos los nombres propuestos y propondrá varias alternativas razonadas, basadas justamente en la voluntad de los progenitores. Cuantas más alternativas los padres propongan al numerólogo, existirán mayores opciones de obtener la combinación más adecuada entre nombres, apellidos y fecha de nacimiento.

 

Consejos para la selección de un nombre

 

En lo personal, cuando trato este tema con los padres de una futura criatura, me permito dar algunos consejos:

  • Para realizar el proceso de escogencia del nombre, es necesario que primero se convenga cual será el apellido que el niño utilizará (lo usual es que sea el del padre - yo recomiendo que se use un solo apellido).
  •  
  • A menos que la armonía entre nombres y fecha de nacimiento sea total, no recomiendo colocar a la criatura los mismos nombres que posea su padre o su madre, puesto que ello equivaldría a asignarle modelos de conducta y experiencias emotivas similares a las de ellos, pero quizás no compatibles con la Misión de Vida de la futura criatura.
  •  
  • Así mismo, recomiendo que en lo posible se le ponga a la criatura un solo nombre, y no varios nombres, como suele hacerse en muchos casos (casi siempre debido a “compromisos” familiares). La explicación es muy sencilla: cuando la criatura crezca, puede sentirse incómoda con el primer nombre que se le impuesto, comenzando a adoptar el segundo, a ser llamada por apodos o a presentarse en casa de una manera y en la calle de otra, todo lo cual sería negativo para la conformación de su completa identidad. Salvedad aparte pudiera consistir la adopción de un nombre compuesto, es decir, un nombre que generalmente funcione con ambos componentes. Por ejemplo: José Luís, Carlos Alberto, Ana Luisa, etc.
  •  
  • En nuestra cultura latina, existe cierta tendencia a crear nombres “originales“, compuestos por segmentos de otros nombres o basados en personajes del mundo del espectáculo o en héroes ficticios. Ningún numerólogo podría oponerse a la voluntad o al gusto de los padres. Sin embargo, recomiendo que la composición y pronunciación de los nombres escogidos se corresponda en lo posible al alfabeto y pronunciación del idioma de la nacionalidad original, puesto que la existencia de marcadas diferencias o excentricidades en el nombre puede dar lugar a errores de registro por parte de funcionarios administrativos poco atentos (¡hecho muy común!) o simplemente confundidos por lo inusual de la solicitud. Además, el poseedor de un nombre poco común siempre está sujeto a que su nombre sea mal entendido, mal pronunciado o mal escrito, dando lugar a cambios no deseables que podrían afectar su personalidad y las experiencias que origine su conducta.

Con la lista de nombres que los padres suministren, el numerólogo determinaría cuáles serían los más adecuados y les enviaría un pequeño listado con dos, tres o más nombres escogidos, a los fines de que ellos seleccionaran el que les agradase.

 

Una vez que los padres hayan escogido el nombre (combinación de nombre + apellido), el numerólogo estará en condiciones de confeccionar la Carta Natal de la criatura.

 

Si los padres llegaran a opinar que este proceso fuera muy complicado o simplemente no desearan acometerlo por las razones que fuera, restaría la opción de confeccionar la Carta Natal de la criatura en base a su fecha de nacimiento y al nombre que ellos le hubieran colocado sin guía o intervención externa. Comoquiera que sea, esto último sería de mucha ayuda - como explicamos en el artículo anterior - para conocer las tendencias de vida de la criatura.

 

Como hemos visto, la selección de nombres adecuados para recién nacidos es una tarea de gran responsabilidad para los padres. Una acertada decisión al respecto podría establecer grandes diferencias en cuanto al fracaso o al éxito derivado de las actitudes personales, permitiendo que la criatura aproveche mejor las oportunidades y los desafíos que se le puedan presentar a lo largo de su Camino de Vida.

 

 

 

Regresar al índice de los artículos sobre Numerología

Anterior página    Principio de página    Siguiente Página: Cambios de Nombre

 

 

Copyright © Mario Liani – 38uh.com - Todos los Derechos Reservados

Todos los textos y fotos aquí publicados son Copyright de Mario Liani - 38uh.com.
Se agradece contactar a su autor, Mario Liani, para obtener la debida autorización de uso.
Concepto y diseño: Mario Liani
Imágenes digitales: Bárbara Elias - Mauricio Liani
 
Esta página se ve mejor con Internet Explorer en resolución 1024x768