Mario Liani - Numerología Transpersonal - Las Enseñanzas de Kryon
Numerología Transpersonal
Artículos - ¿Existe la Suerte?
 
EVENTOS DE KRYON EN VIVO
 
Venezuela
y países de habla hispana
 
Cursos y Seminarios
 
 Venezuela
y países de habla hispana
 
Patrocina
en tu localidad
 
* Canalización de Kryon *
* Seminario de Numerología *
 
¡TE EXPLICO!
 
Eventos Kryon
 
Eventos Numerología
 
* * *
CD ENCUENTRO DE ALMAS
 
CDpromobarraCD "Encuentro de Almas"
 

W3Counter
 

Última actualización: sábado, 30 de marzo de 2013

 

¿Sueñas con tener suerte?

 

La suerte es buscada por todos. El ser humano desearía “tener suerte” en la vida, en el amor, en los negocios, en los juegos o en las apuestas. Todos, con muy pocas excepciones, soñamos despiertos con esa dama escurridiza que pareciera estar aguardándonos con una mirada llena de promesas a la vuelta de cada esquina, siempre delante de nosotros, siempre inalcanzable. ¿Por qué?

 

Qué es tener suerte

 

© Bárbara Elías¿Qué es la suerte? ¿Existe? ¿Es casual e impredecible? ¿Todos podemos tener las mismas posibilidades de alcanzarla? ¿Hay maneras para potenciar la suerte personal?

 

Generalmente la suerte es considerada un sinónimo de la buena fortuna. Se dice que tener suerte significa ser afortunado. Sin embargo, también se dice que la suerte se produce de manera azarosa o que depende del azar, el cual a su vez es sinónimo de casualidad o de algo que se produce de manera imprevista, sin designios, propósitos previos o una aparente intervención individual.

 

En virtud de las creencias populares, se considera que la suerte proviene de una cadena de eventos fortuitos, casuales o no predecibles, que ocurren sin causas aparentes o son provocados sin que el individuo intervenga de forma alguna. Sin embargo, también se dice que todos los eventos ocurren bajo circunstancias causales,  sin que el protagonista de tales eventos esté consciente de las causas exactas o la cadena de eventos que pudieron haber propiciado los sucesos (inclusive, sin saber si él mismo fue el causante de ello).

 

Tu actitud personal también influye

 

En otro orden de ideas, es obvio que una disposición personal positiva influye bastante en la búsqueda del éxito. El uso de factores como fuerza interior, confianza en sí mismo, actitud mental, emoción, intuición y hasta la superstición, pueden repercutir favorablemente sobre las posibilidades que cada cual disponga para hacer uso del factor suerte.

 

¿La suerte se puede alcanzar por medio del uso de facultades mentales, intuitivas o con el uso de amuletos? ¿Cuál es la verdad? Para entender cómo lidiar con el factor suerte, apelaremos a los postulados numerológicos enunciados en páginas anteriores.

 

Tu suerte está definida por tu Destino

 

Cuando nace un ser humano, las energías presentes en el momento de su nacimiento caracterizan y determinan su Destino como una inevitable sucesión de eventos relacionados con su aprendizaje principal. Tal aprendizaje no puede ser cambiado pues está determinado por una fecha de nacimiento imposible de modificar, pero sí puede ser conocido de antemano ya que cada dígito de Destino vibra con determinadas posibilidades, incluyendo el factor suerte para ese específico Destino. A través de una Carta Natal es posible conocer tal predestinación, incluyendo el tipo de suerte que la persona dispondrá.

 

Tipos de suerte

 

De lo anterior se desprende que pudieran existir varios tipos de suerte, según sea el aprendizaje de cada cual. La palabra suerte no implica necesariamente ganar dinero de forma fortuita. Sinónimos de suerte pudieran ser, por ejemplo:

  • Encontrar “casualmente” a un amigo que estábamos tratando de localizar hace tiempo para solucionar algo de nuestro interés.
  •  

  • Recibir una palabra de aliento o una ayuda concreta por parte de alguien muy querido, en un momento de crisis personal.
  •  

  • Ser convidados a almorzar “justamente” cuando nos encontrábamos en la calle sin un solo centavo en el bolsillo.
  •  

  • Lograr una venta importante “justamente” cuando ya habíamos perdido las esperanzas de juntar una determinada cantidad de dinero para pagar una deuda apremiante.
  •  
  • Conseguir el empleo que habíamos soñado, gracias a la intervención de un buen amigo.
  •  

  • Ser convidado a realizar un viaje durante nuestra época de vacaciones y con todos los gastos pagados, a pesar de no tener dinero ni esperanzas para conseguirlo.

Las casualidades no existen

 

El Destino de cada cual trae grabadas todas las tendencias y posibilidades acordes al aprendizaje que se viene a vivir. En tal sentido, no existen las casualidades. La suerte de cada cual está condicionada y por tanto, debemos entender que puedan haber limitaciones para obtener ciertos “beneficios” que no estén contemplados en el plan individual.

 

Conocer el propio Destino es como poseer un mapa de carreteras con todos los detalles del viaje a realizar. Saber esos detalles es de gran ayuda para llegar bien y a tiempo, pues nos permite escoger el mejor camino posible. Si llegamos a conocer nuestra propia suerte, podemos usar ese conocimiento para arriesgarnos en determinados momentos y aprovechar las oportunidades. ¿Sin ese conocimiento previo tú estarías en condiciones de identificar el tipo de suerte que te corresponde en esta vida?

 

Conociendo nuestra propia suerte

 

La suerte, sea del tipo que sea, no es casual e impredecible. Por estar sujeta a las mismas leyes que gobiernan el ritmo del Universo, la suerte varía cíclicamente y por ende, puede predecirse. Así mismo, está estrechamente vinculada a las características vibratorias del ciclo temporal que estemos viviendo y su potencialidad depende justamente de la afinidad vibratoria que tengamos con cada ciclo.  Conociendo las condiciones que regulan nuestra suerte durante cada oportunidad en que pudiéramos disponer de ella, podríamos tomar ventaja sin correr mayores riesgos. ¿Cómo hacerlo?

 

A través de la Carta Natal y la Carta Anual que un numerólogo puede preparar, es posible conocer el propio Destino y las posibilidades que éste le depara a cada cual, incluyendo las tendencias que marcan los ciclos a largo, mediano y corto plazo.

 

Aún cuando la premisa básica para disponer del factor suerte sea el conocimiento previo del momento donde se han reunido una serie de condiciones favorables para actuar, si no nos esforzamos personalmente para alcanzar dicho factor, sin duda lo perderemos.

 

La suerte y los juegos de azar

 

Es muy difícil buscar la suerte a través de los juegos de azar sin intentar asegurar algunas ventajas iniciales, puesto que siempre tenemos en contra a la ley de probabilidades.

 

Por ejemplo, en un juego tipo Lotto que contemple la extracción de 6 números sobre un total de 39, la probabilidad de acertar una combinación ganadora de 6 números es de 1 sobre 3.262.623. ¿Cómo participar en un juego aparentemente tan desfavorable para quién apueste?

 

Cómo jugar con las probabilidades a tu favor

 

Como leíste anteriormente, la suerte pudiera depender de factores relacionados con la energía individual, la disposición personal y los ciclos temporales, así como factores vinculados a las energías específicas del evento y del medio ambiente circundante.

 

Por tanto, inicialmente pudiéramos afirmar que un buen punto de partida estaría constituido por el conocimiento previo de las variables externas que pudiesen influir sobre el evento en el que deseemos apostar.

 

Veamos, por ejemplo, algunas de esas posibles variables:

  • El nombre de una lotería y por ende, la energía asociada a su numerología y las posibles energías afines que atraiga.
  • La fecha de nacimiento de una lotería y por ende, su ciclo transitorio.
  • El número secuencial del sorteo.
  • El día, la hora y el lugar donde se llevará a cabo el sorteo.
  • La energía personal y el ciclo temporal del comprador del boleto.
  • El día, la hora y el lugar de adquisición del boleto.
  • El número de serie del boleto adquirido que participará en el sorteo.
  • Los números seleccionados por el comprador del boleto.

Como hemos podido ver, aunque fuera posible analizar en conjunto todas esas variables que parecen intervenir en un juego de lotería, sería muy laborioso extraer un número limitado de conclusiones que tuvieran grandes posibilidades de ser acertadas. Expresado de otra manera, sería poco ético afirmar que a partir de ese análisis podríamos disponer de los posibles números ganadores.

 

En cierta oportunidad fui contactado por los productores de un prestigioso canal de televisión local (en Venezuela), quienes requerían de un numerólogo para “pronosticar” diariamente los números de la lotería durante un programa de corte esotérico.

 

Obviamente no acepté, pues un numerólogo no es un individuo que vaticina los números de la lotería que saldrán, sino un profesional que está en capacidad de analizar las posibilidades individuales de cada ser humano y por ende, contribuir a que determinadas personas alcancen su suerte de manera más fluida, presentándoles las mejores alternativas posibles dentro de las tendencias personales que existan.

 

Entonces, ¿cómo establecer un punto de partida favorable para emprender esta tarea aparentemente tan poco probable? Podríamos considerar dos posibilidades:

 

  • El conocimiento de los ciclos personales, útil para determinar los días que son más favorables para buscar la suerte en los juegos de azar.
  •  

  • El uso de números de apuesta fijos y variables, calculados en forma personalizada a partir de la fecha de nacimiento del individuo que busque el factor suerte.

Los números de apuesta fijos son dígitos que provienen de un completo análisis numerológico personal y son normalmente suministrados en la Carta Natal. Estos números nunca cambian, puesto que forman parte de la identidad personal y el Destino de cada individuo. Sobre este particular, es conveniente hacer notar que ciertas personas magnetizan - más que otras - ciertos números personales de manera muy recurrente. El conocimiento de ello puede ser clave para ayudar la suerte a manifestarse.

 

Los números de apuesta variables son aquellos dígitos que provienen del cálculo numerológico de los diferentes ciclos temporales que incidan sobre el individuo. Son variables justamente por cambiar regularmente y tener vigencia sólo durante los ciclos energéticos que los generan.

 

Como se ha visto, los números fijos y variables dependen exclusivamente de las energías de cada ser, determinadas por los inalterables dígitos de la fecha de nacimiento. La estrategia que me parece más lógica y saludable consiste en buscar la suerte durante los días cíclicamente favorables, usando y combinando entre sí solamente los números (fijos y variables) que vibren con las posibilidades personales de cada cual.

 

Incidentalmente debo añadir que me parece favorable jugar números fijos de manera periódica pues gracias a las leyes de probabilidad, tarde o temprano saldrán. Así mismo, el hecho de apostar únicamente durante los días favorables que tenga la persona, hace posible que el individuo se abstenga de jugar compulsivamente todos los días y por ende, no pierda más dinero del que podría perder si se empecinara en perseguir la suerte todos los días…

 

El conocimiento de los ciclos personales favorables para conectarse con la suerte no necesariamente asegura que la persona gane dinero en los juegos de azar. Yo siempre digo que en esos días todo fluye mejor para nosotros y cualquier cosa puede pasar. Lo que pasará dependerá del libre albedrío individual puesto en acción en el momento oportuno, pues cada persona tiene una oportunidad y cada oportunidad tiene su momento propicio.

 

 

Regresar al índice de los artículos sobre Numerología

Anterior página    Principio de página    Siguiente Página: Consciencia Planetaria

 

 

Copyright © Mario Liani – 38uh.com - Todos los Derechos Reservados

Todos los textos y fotos aquí publicados son Copyright de Mario Liani - 38uh.com.
Se agradece contactar a su autor, Mario Liani, para obtener la debida autorización de uso.
Concepto y diseño: Mario Liani
Imágenes digitales: Bárbara Elias - Mauricio Liani
 
Esta página se ve mejor con Internet Explorer en resolución 1024x768